martes, 15 de julio de 2014

Golfo de Vizcaya, la película, y el Golfo de Bizkaia, el inglés que vino a Bilbao

Bilbao
Niebla en Bilbao
Amanece con niebla en Bilbao con la promesa de que a lo largo del día despejará. Espero que ocurra lo mismo conmigo ya que, después de un agitado fin de semana, el lunes me levanté espeso. Y tras ver la película "El golfo de Vizcaya", inquieto. A pesar de mi espesura, cuento con poder contar la relación entre un golfo, el de la película, y otro golfo, el inglés que vino a Bilbao.

Golfo de Vizcaya, la película

Tras la resaca, cansancio o lo que fuese, mi compañera me propuso ver una película. Al buscar entre las muchas que tenía encontró Golfo de Vizcaya y creyó que, para alguien recién llegado y curioso como yo, podría ser una buena opción. No sólo podría comprobar el cambio de fisonomía de la ciudad, sino el cambio aparente del contexto social.

Aunque ahora que comienzo a conocer nuevos rincones y nuevas personas, puede que esta afirmación no la sostenga.

Bilbao
"En el estercolero de Bilbao encontré una flor"
Gabriel Aresti
Hay veces que buscamos un nuevo destino, nuevas sensaciones, estímulos o vete a saber qué para encontrarse con el espejo o con una flor. El motivo de la huida se la preguntaré al autor del blog sicolojia o a la flor. O a ambos.

El problema, o lo divertido del asunto, es que siempre se cruza en nuestro camino algo que cambia radicalmente tu destino. "Tuerces una esquina y te tuerces tu también" que dice Fito, otro Bilbaino de cerca de las vías. By the way, hoy no estoy de acuerdo con que una despedida en la estación sea triste. Pero esa es otra historia.

Volviendo a la canción, la mayoría de las veces no sólo no te tuerces, sino que te acabas enderezando. No me gusta enderezarme, aprendí que no siempre la línea recta es más divertida que las curvas. Sobre todo las de Silvia Munt, Olatz en la película, o la flor que me encontré en el balcón de Solokoetxe.

El golfo de Bizkaia es inglés

A pesar del mito, aquí sí se liga (perdón por lo cursi, pero mi madre no me deja decir palabrotas). Y no sé si por el humor bilbaino o por otras causas que desconozco, me han tildado del golfo de Bizkaia. Y eso que he visto unos cuantos que me ganan. Y unas cuantas, pero al parecer en femenino la palabra golfo cambia el matiz simpático.

Soy más bien de aguas tranquilas, sin embargo me he contagiado de las aguas del cantábrico. Ahora tranquilas, a veces reivindicativas, con fuerza cuando le toca. Prefiero descansar en su playa
 :-)

Bilbao, playa
Playa de Gorliz